es +51 984 603 305 info@conde.travel

¿QUÉ ENTENDEMOS HOY POR “CULTURA EMPRESARIAL”?

La fría definición técnica diría que la “Cultura empresarial” es el grupo de normas, valores, maneras de actuar, creencias, suposiciones, pensamientos y conductas que practican los miembros de una organización.

Pero eso no es todo. Al final del día, no es sino la forma en que una empresa se comporta cotidianamente, con énfasis en la relación con todos sus incumbentes. Su correcta interpretación determinará la percepción que los clientes tendrán de una marca, nada menos; entonces es mejor tomarla muy seriamente y no como un juego de casino, o de prueba y error, en el que elegimos una opción, y a ver qué resulta. 

Hoy el rasgo más importante de la cultura empresarial es el “Cliente-centrismo”, o la tendencia que ubica al cliente como nucleo de todas las acciones empresariales. Pasaron los tiempos en que todo giraba alrededor del producto y su importancia, que era destacada por sobre todas las cosas. Ya no. 

Todo ha cambiado

Ahora es fundamental presentar a la organización como un equipo cohesionado alrededor de la atención a los requerimientos de cada consumidor, enfatizando que todo se hace para satisfacer las necesidades de quien recurre a ella, y adaptar el producto a eso (o perecer en el intento…) 

Es indispensable conocer en profundidad el mercado al que se apunta, con una visión ambiciosa pero focalizada y un nivel de compromiso elevado. Serán indispensables los buenos líderes, empáticos y resilientes, que superen el viejo concepto del “jefe” que da órdenes, pasando al más flexible y exigente de la persona que puede sacar lo mejor de cada uno.

La acelerada digitalización y automatización de todos los procesos de una empresa facilita mucho esa transformación.

Por ejemplo: 

• Construir un entorno laboral positivo, sin autoritarismos. 

• Establecer estrategias claras para lograr objetivos puntuales en el trato con los clientes y con el personal. 

• Desburocratizar todo lo posible.

• Monitorear y controlar: Nunca se repetirá lo suficiente que “Lo que no se mide no se puede gestionar”. Pero gracias a tanta digitalización como tenemos disponible, es más fácil que nunca. 

• Elegir a los mejores de cada área, sabiendo quien es el más adecuado para cada función, por lo que es indispensable conocer en profundidad a todos los miembros de la organización.

Según la Harvard Business Review, la cultura empresarial es responsable de entre el 20 y 30 % del rendimiento corporativo, sin que este último término sea interpretado como inherente a las grandes empresas; todas (desde pequeños emprendimientos hasta los enormes conglomerados) deben atenerse a una sólida cultura, que pueda establecerse sin dudas posibles (por escrito, preferentemente) y que se comunique de la forma más directa, clara y creíble. 

Es un proceso de introspección empresarial, necesario para definir los tan mencionados ítems de misión, visión y valores, y establecer los procesos ineludibles para que puedan verificarse diariamente. Asimismo, en necesario que se realicen tareas o actividades para poder incluir a los miembros del equipo ya sean con actividades virtuales o presenciales. Como por ejemplo compartir un almuerzo, ir a un bar, pasar la tarde en un casino, planificar un viaje express, etc.

Deja una respuesta